Todos los dedales expuestos son de cerámica y diseñados de modo exclusivo por mí.

Hechos a mano, sin la aplicación de ningún tipo de moldes y utilizando, para la elaboración de la figura, cerámicas refractarias de diferentes coloraciones y gres para la base del dedal.
Horneadas lenta y cuidadosamente durante un período aproximado de 12 horas se alcanza una temperatura elevada de 1245 ºC para posteriormente dejar enfriar las figuras dentro del mismo horno muchas horas más para evitar de esta manera cualquier tipo de fisura en las piezas.

Con este meticuloso proceso de cocción sometemos a las arcillas a un elevado grado calorífico mediante lo cual desprenden su excedente de agua transformándose progresivamente en un cuerpo duro, impermeable y enteramente resistente.

El resultado final que adquiere la figurita es un irrepetible tono tostado añadido a ese aspecto suavemente chamotado transferido por la textura natural del refractario. El gres de la base del dedal se presenta vitrificado y la coloración se realiza mediante pigmentos y engobes si es anterior a la cocción o elaborada en acrílicos si es a posteriori. Esta elección depende exclusivamente del resultado final que se quiera obtener.

Al ser realizadas a mano en un delicado proceso totalmente artesanal cada una de las piezas es única e irrepetible. Si a ello añadimos, debido a la colocación de las piezas en el horno, la intervención del azar en el mágico proceso del tueste con su amplio abanico de tonalidades, el resultado es una figura completamente exclusiva e inimitable.

Las fotos de los dedales que aquí representamos son solo referencias (por lo anteriormente comentado) de como quedara el dedal escogido. La cuidadosa y trabajada similitud (que no exactitud) de la pieza enriquece la originalidad de este producto.

Asimismo, cada pieza está firmada y forma parte de una colección registrada legalmente por el Col·legi Oficial de Disseny Gràfic de Catalunya, con número de registro REG0075.